Un cangrejo negro y rojo
se desplaza en lateral
con fuerza y convencimiento
y a una gran velocidad.

Va buscando el asociarse
a alguien de su misma especie
y levantará las pinzas
si la amenaza se cierne.

Volverá a pisar la arena
y a moverse en lateral
en el borde de otra playa,
esta vez para atacar.

Tensa al máximo una pinza
y enterrará a su rival
con su veloz movimiento
y su fuerza tan letal.

Dedicado a Aina Berbel Ventura

Anuncios