Superhéroe de cómic
que, para impartir justicia,
toma el arma con sus manos
y se pone tras la línea.

Entre gritos que intimidan
hace su transformación,
sube de la superficie
y, cuando está en suspensión,

sus vellos se hacen espinas
y su cabello es azul,
lanza una bola de fuego
tan veloz como la luz

que no hay en el universo
ser capaz de interceptarla
y regresará a la tierra
tras desterrar la amenaza.

(Dedicado a Raquel Brun)

Anuncios