Álex Fernandez 2Aquella tarde de Oviedo
en Segunda teníamos un pie
y resurgimos del pozo
gracias a su tozudez.

Después de marcar un gol
el penalti pidió lanzar,
fue a las mallas a recoger
el balón para ganar.

Decían que aquello era echarse
el equipo a las espaldas
y dos minutos después
ya estaba la remontada.

A veces se le iba la boca,
a veces se le iba el pie,
a veces ganábamos partidos
por su bendita tozudez.

(Fragmento del Poema “Tozudo”, dedicado a Álex Fernandez en el libro “Color Sangre”, recordando el Oviedo 2 – Osasuna 3 de la temporada 2000-2001)

 

Anuncios