Marzo 2013 2 066Al compás de sus canciones
mi tierra se hizo mestiza
y fue trayendo los sones
de sus calles y cantinas.

En las cenas de cuadrillas,
en los bailes de las fiestas
y en las labores de casa
siempre estaba su presencia.

Un buen día un joven bravo
quiso conocer Navarra
trayendo sólo su púa,
sus dedos y su guitarra.

Y en un sencillo rincón
empezó a soltar su alma
y fue haciéndose su hueco
entre gente enamorada.

Unos querían reírse,
otros iban a olvidar,
y muchos sólo querían
lo que él quisiera dar.

Su voz sigue sorprendiendo,
pues siempre algo nuevo sale
¿cuánto tiempo estará aquí?
Sólo su púa lo sabe.

(Dedicado a Pancho Balbuena)

Anuncios