Me funciona el corazón

Suena la gaita gallega
y, aunque no esté muy afinada,
me quiero morir del miedo,
es final a todo o nada.

Un rechace y un rebote,
saque de banda a favor,
la grada ya lo celebra,
no tiene prisa el balón.

El trencilla da la espalda
al balón y al jugador
señalando la salida,
me funciona el corazón.

Anuncios