Nino

Merodeaste a tu víctima
con tu revólver a mano,
guiñaste un ojo a tu cómplice,
a tu ángel y a tu diablo.

Sin el rival percatado
de tu inmediata presencia,
al límite de la ley
le diste muerte directa.

(Dedicado a Nino)

Anuncios