Los comentarios escritos
con justicia sobre él
hubieron debido haber
sido escritos en el viento
o sobre algunas estrellas
que adornan el firmamento.

Su valía, su importancia,
la necesidad de él
eran mucho más patentes
cuando faltaba en el campo
que cuando estaba presente.

Actor que tiene aprendido
de memoria su guión,
que salta a cada partido
como si ese día fuera
su último día en la Tierra.

Es el rey del ajedrez,
movimientos no brillantes,
su misión es primordial,
necesita a su color
pero su color a él más.

Y en el centro del tablero
ha ido creciendo y creciendo
igual que en el corazón
de los rojos pasionales
que han creado su canción.

La copla lleva en sus notas
que no le podrán parar,
pero lo que es imparable
es el arrepentimiento
de quien solía silbarle.

Sigue, Patxi, con tu fe
y con tu fidelidad,
está escrito en las estrellas,
nadie te podrá parar.

(Poema editado en el libro “Poemas de fútbol” y publicado aquí para rendir homenaje al capitán con motivo del record de jugador que más veces ha vestido la camiseta de Osasuna. Gracias y enhorabuena.)

Anuncios