“Se suspende en el espacio”

No sabemos si recibe
el permiso de la base
o si es su propio instinto
quien hace despegar su nave.

Mas sabemos que despega,
se suspende en el espacio,
pierde toda gravedad
y dota de vida a sus brazos.

Cuando el balón queda franco
vuela en dirección a él
en milésimas de segundo
para que cruce la red.

Y asimismo ella es capaz
de bajar hasta la tierra,
tras descender en picado
fusionarse a la corteza

para evitar el impacto,
salvar la vida al balón
y retornar a la nave
a cumplir nueva misión.

Dedicado a Ana Escamilla

Anuncios

“A ti, mi amiga”

El destino no se elige,
la vida es quien te lo trae
y a menudo nos sorprende
sin hacer el equipaje.

Pero puedes elegir
sentirlo como un ultraje
o aceptarlo e intentar
ser feliz en ese viaje.

Los amigos no se eligen,
la vida te los regala
y tú eliges la manera
en que aceptas su llegada.

Yo no elegí este destino
ni tampoco a mis amigos
pero agradezco a la vida
que los puso en mi camino.

El destino es quien enseña
a crecer con cada paso
y los amigos me dan
la energía para darlos.

Yo te digo a ti, mi amiga,
que compartes mi andadura,
si hubiera podido elegirte
te elegiría sin duda.

“A ti, mi amigo”

El destino no se elige,
la vida es quien te lo trae
y a menudo nos sorprende
sin hacer el equipaje.

Pero puedes elegir
sentirlo como un ultraje
o aceptarlo e intentar
ser feliz en ese viaje.

Los amigos no se eligen,
la vida te los regala
y tú eliges la manera
en que aceptas su llegada.

Yo no elegí este destino
ni tampoco a mis amigos
pero agradezco a la vida
que los puso en mi camino.

El destino es quien enseña
a crecer con cada paso
y los amigos me dan
la energía para darlos.

Yo te digo a ti, mi amigo,
que compartes mi andadura,
si hubiera podido elegirte
te elegiría sin duda.

“Saltarse el guión”

Novela con guión escrito:
saque, recepción, después
colocación y remate,
lo demás está por ver.

Me gusta ver cuando Silvia
quiere saltarse el guión
y, con sus traviesas manos,
hace una finta al balón.

Lo hace porque su instinto
es GPS letal
para ver las posiciones
que tiene cada rival

y conoce cada palmo
de la madera en la pista
y sabe mandar el balón
a golpear en la esquina.

Sabe dónde está la esquina,
sabe saltarse el guión
sabe cómo hacer la finta
cuando roba ese balón.

Dedicado a Silvia Araco

“Ace”

Enfrente seis centinelas
de cuerpos descomunales
con músculos de cemento
y muelles por extremidades

cierran todas las salidas
posibles para su balón
y combinan su energía
para preparar su acción.

Pero el corazón de Diana
y el de su pueblo natal
buscan el hueco imposible
para con un ace ganar.

Sabor a gloria en la pista,
sabor a gloria en el cuerpo,
sabor a gloria en las venas,
sabor a gloria en el pueblo.

Dedicado a Diana Sánchez y al Kiele Socuéllamos, campeón de la Copa Princesa 2019

“Hambre de gloria”

Posee veteranía,
aún en plena juventud,
pues acumula experiencias
que ahora le llevan a un club

rodeada de leyendas
con mayor hambre de gloria
de la que nunca jamás
se ha conocido en la historia.

Aportará su frescura
y también su corpulencia
y el Gran Gaby arde en deseos
de vibrar con su potencia:

oír cómo suena el balón
tras su golpe en diagonal,
ver el humo cuando muere
contra el parqué del rival.

(Dedicado a Geraldine Noa)

“Segura”

Yo no creo en el azar
más bien creo en el destino
y en que las casualidades
tienen todo su sentido.

Problema de ejecución
al que se enfrenta en la red:
si es blockout es punto nuestro
y si es bloqueo al revés.

Es una cuestión de fuerza
y también de trayectoria,
milímetros que deciden
la derrota o la victoria.

María Resolutiva
resolverá la ecuación
pues su apellido le dicta
cómo tratar al balón.

Si dibujar una finta
o estamparla en la rival
o que muera en una esquina
en línea o en diagonal.

Yo no creo en el azar
más bien creo en el destino,
si es bloqueo o es blockout
yo lo leo en su apellido.

Dedicado a María Segura Pallerès

“Influencia de meigas”

Tiene influencias de meigas
y tal vez de María Pita
pues, aunque posee dones,
su constancia es infinita.

¿Virtudes? Haberlas haylas
y las ofrece al servicio
del equipo destacando
su altura y su sacrificio.

Estira sus largos brazos
y los convierte en muralla,
fuerza al extremo sus músculos
cuando prolonga la malla.

Y, cuando llega la hora
de buscarla en el ataque,
su potencia es un cañón
de indefendible remate.

(Dedicado a Patricia Suárez)

“Qué pensaría el hidalgo”

Es la versión voleibol
de los molinos de viento
que parecieron gigantes
al hidalgo aventurero.

Tan alta que roza el cielo
y con dos brazos tan largos
que, cuando los pone en órbita
y ejecuta sus zarpazos,

no hay reo sobre la pista
que pueda salir ileso
de la justicia que ejerce
en remate y en bloqueo.

¿Qué pensaría el hidalgo
si en un lugar de la pista
se enfrentase a Ana Correa
como rival deportista?

(Dedicado a Ana Correa)